COLMO (2022)

















COLMO

Frente a la idea romántica de una época pasada dorada que ha llenado de peligrosa nostalgia las representaciones de la Historia, existe también una pulsión que nos proyecta hacia la idea suicida de que nuestra generación, - al menos la de nuestros hijos - vivirá y será testigo mudo del fin del mundo, tal como lo conocemos, como si pudiéramos oler con nuestras propias narices la chamusquina que se viene. Nostalgia del pasado, pesimismo del futuro son los extremos a los que nos puede conducir COLMO, un diálogo plástico y existencial entre los artista Fredy Clavijo (Pereira, 1977) y Santiago Acero (Bogotá, 1992). Ambos construyen visiones hechas para compartir espacio, para que sus obras se interpelen mutuamente, para que pregunten en voz alta al público en qué extremo nos situamos nosotros, ¿en el nostálgico o en el distópico?.

En realidad se podría pensar que COLMO nos dirige al ahora, al presente, a nuestra realidad de hoy. Este es el reto, quedarse quieto en el tiempo y sentir que es esto lo que tenemos, ni más, ni menos. Lo conocido y lo desconocido, el transcurrir del tiempo, de los mitos, de las creencias, las ficciones, las "civilizaciones", los deseos, las conquistas, las libertades, las luchas, las guerras, las propiedades, los destierros y quién sabe qué más cosas nos llevan al día de hoy en el que cada movimiento que hacemos, cada acción que realizamos genera emisiones, basura, pobreza en otro lado, deforestación, pérdida de biodiversidad. Aterrizamos en un dia a dia lleno de plástico y basura, en una cotidianeidad que intentamos recorrer con buenas acciones para compensar la axfisiante verdad del presente: aquello que sobresale por encima de los bordes del vaso que lo contiene, aquello que ha llegado a tal punto que no se puede superar, es decir, el colmo, ha sido creado por nuestra especie, ha modificado el mundo tal y como se conocía.

Clavijo y Acero miran de frente, evidenciando la práctica de trabajar con residuos, con los materiales despojados, no como el poético Ready-made  de inicios del siglo XX sino como un "ready waste" de materiales a los que no podemos dar la espalda desde el discurso artístico. Si los artistas de las Vanguardias Históricas fueron permeados por la realidad de la Primera Guerra Mundial y ésta se regó en sus obras, los artistas contemporáneos reflejan de la misma manera su entorno, en 1918 eran tullidos y máquinas de guerra, en el 2022 es la convivencia con el plástico hasta el punto de ser habitados por él, la aniquilación de la naturaleza y su reemplazo por paisajes de las basura que dia a dia generamos, no es distópico, es realidad.

En este enfrentamiento con el espejito mágico de nuestra especie el que ofrece distintas respuestas cuando nos detenemos a mirar de cerca las propuestas de ambos artistas. Fredy Clavijo a desarrollado un cuerpo de obra específico para la exposición en la que se presenta la posibilidad de crear una ficción con elementos de ruinas de la materia cultural industrial pero también con referencias más cercanas a lo místico-mitológico como el fuego o lo ritual. Clavijo deja abierta la posibilidad narrativa del lenguaje que conecta la escultura, la pintura y el video. Los residuos encontrados prenden una llama desconocida, irracional y hablan de un paisaje nuevo, de lo que somos hoy. ¿Que ficciones están todavía por aparecer? 

Santiago Acero, por otro lado, realiza una revisión de objetos de plástico o derivados del mismo, como sillas, neumáticos, bolsas  de basura o empaques de poliestireno expandido para indagar en las posibilidades de adjudicarles una carga afectiva. Acero presenta una arqueología del presente, trabajando con objetos descartados, teniendo en cuenta aquellos materiales que, - no solo nos van a sobrevivir,- sino que también hacen parte de nuestro organismo: son paisaje y cuerpo. Son objetos que hablarán de nuestros usos y costumbre, de los valores y prioridades. Une ideas de naturaleza y artificio bajo la idea de fósil del futuro. 
¿Será posible una reconciliación afectiva?

Volviendo a nuestra línea del tiempo existencial: ahora es usted, espectador/a, el/la que deben llegar a sus propias preguntas y conclusiones, el/la que tiene la oportunidad de hacer cara al presente o aferrarse a la irrealidad de un pasado que voló o de un mañana del que no sabemos, efectivamente, qué ocurrirá.

Texto curatorial: Caridad Botella